RSS

TRABAJANDO EL NOMBRE

       Durante estas primeras semanas, hemos visto que muchos de nosotros no hacíamos tan bien nuestro nombre como cuando lo aparcamos en junio.


      ¡No pasa nada! Podemos practicar libremente el día que nos toca en el rincón de letras, ya que tenemos nuestros nombres plastificados, realizados con puntitos y con letras para rellenar. Así, los que ya escriben bien su nombre, también pueden repasar los de sus compañeros. Una vez que terminan, los borran y los dejan listos para usarlos de nuevo.



"Aprender a escribir el nombre propio es aprender algo muy especial, ya que forma parte de la propia identidad… Desde el punto de vista de su función en la psicogénesis de la lengua escrita, se ha enfatizado su importancia como "primera forma escrita dotada de estabilidad". Antes de que el niño comprenda por qué ésas y no otras son las letras de su nombre, ni por qué el orden de esas letras es ése y no otro, su nombre escrito puede darle información pertinente y valiosa. 
      Le indica que no cualquier conjunto de letras sirve para cualquier nombre; le indica que el orden de las letras no es aleatorio; le ayuda a comprender que el comienzo del nombre escrito tiene algo que ver con el comienzo del nombre cuando lo dice" (Ferreiro E. y Gómez Palacio, M., 1982, Fascículo 4, pág. 103).

   






¡RECORDANDO LO APRENDIDO!

    Nos ha encantado reencontrarnos, todos estamos un poco más altos, un poco más morenos y muy felices de estar con nuestros compañeros. Nos hemos contado las vacaciones, las altas olas y castillos de arena, el pueblo lleno de animales y la piscina en casa. ¿Alguien se acuerda de lo que hacíamos en el cole?
     Ellos sí. Hemos aprovechado los primeros días para repasar las letras que aprendimos, los números, y dibujarnos a nosotros mismos. ¡Cada día dibujamos mejor! Sólo se nos ha olvidado un poco cómo se escribía nuestro nombre, pero nos quedan muchos días para practicar...









¡YA SOMOS MAYORES!

El verano ha pasado, y comenzamos este curso con energías renovadas y muchas ilusiones. Ahora, podemos ver a nuestros pequeños sabios crecer y madurar, y que mejor manera, fácil y accesible para todos, que a través de este blog.